Páginas

domingo, marzo 11, 2018

MI TRAYECTORIA POR LAS ARTES MARCIALES CHINAS INTERNAS



 Escribe Luis Roca Jusmet

  Nací en Barcelona el 10 de abril de 1954. Fuí
un niño y adolescente poco deportivo. Es más, me detectaron problemas de psicomotricidad. No me gustaban las clases de educación física, ni la gimnasia sueca ni el fútbol. 
 A los 25 años, el año 1979, empecé a practica yoga. No como ejercicio físico sino como ejercicio espiritual, ya que estaba muy fascinado por el hinduismo. Lo practiqué durante dos años. No me acababa de convencer. Empecé a practica, por poco tiempo, whusu. En aquellos momentos me interesaba más el taoísmo que el hinduismo. De la India imaginaria a la China imaginaria. Aunque un viaje a la India me acercó a la India real, apasionante pero en un sentido diferente del que esperaba. Poco después, al cabo de unos meses,practiqué durante un año kung fu. Lo que comprobé es que ni el whusu ni el kungfu eran expresión de las artes marciales tradicionales chinas, que era lo que buscaba. El whusu era una especie de transformación de estas artes en un estilo deportivo unificado de diferentes estilos. El objetivo que tenía la República Popular China era participar con esta nueva disciplina en las Olimpiadas, como el judo o el karate por Japón o el taekwondo por Corea.
El kungfu era un arte marcial ficticio que se aprovechaba de la popularidad de la serie pero que en realidad era la transcripción de unos ideogramas que quería decir trabajo bien hecho.
 El año 1987 fue mi autentico descubrimiento de las artes marciales tradicionales, tanto las internas como las externas. Lo anterior lo tomo unicamente como la preparación física de un cuerpo poco disciplinado. Empecé a practicar wing chung, un arte marcial chino tradicional, con José Mº Prat, uno de los iniciadores de la práctica y difusión de las artes marciales chinas en Barcelona. Practiqué durante dos años, hasta llegar a un nivel básico. Desgraciadamente José Mº Prat, de una manera brusca y súbita decidió dejar de dar clases. Alli conocí a Juan Antonio López, que ha sido mi partenaire en la práctica de los tui shous ( empuje de manos) durante muchos años. Paralelamente empecé a practicar tai chi con Sebastián Gonzalez, que era a la vez instructor de Choy Li Fut, otro arte chino tradicional.  Al dejar de practicar wing chung por causas involuntarias empecé a practicar Choy Li Fut, hasta llegar a faja verde. Ello mientras iba practicando tai chi chuan. El chuan se añadía para mantener su sentido tradicional de arte marcial interno. Quiere decir boxeo. La diferencia entre artes marciales internos y externos es ambigua. Algunos dicen que internos eran los que provenían del taoismo y externos del budismo. Otros que los internos utilizan la fuerza del adversario y los externos trabajan la fuerza de uno contra la de otro. Cuando decimos fuerza queremos decir fuerza transformada por la técnica, no la fuerza bruta. En todo caso utilizar la fuerza del otro implicaba un trabajo muy profundo que solo pocos podían aplicar. Del tai chi chuan iba aprendiendo formas ( primero la de 24 continental, después la de 36 estilo sun, después la de 40 estilo yang, luego la de 112 estilo Yang) que se correspondía con el propio aprendizaje de mi maestro. Combinábamos el estudio y práctica de las formas con ejercicios básicos de chikung ( qigong), las ocho joyas y ejercicios de tui shous ( empuje de manos). El año 1990 aprobé el examen de monitor y empecé a dar clases. Tenía poco nivel pero éramos pocos los que practicábamos tai chi chuan. Dí clases en centros de salud, algún gimnasio y, el más importante, el Servei d´Esports de la Universitat de Barcelona. También pude ofrecerlo como una asignatura optativa a los alumnos de segundo de B.U.P. Fue una experiencia inteesante porque también venían algunos profesores. Era en el Instituto Pau Vila de Sabadell, donde tenía la plaza de profesor de filosofía. 
 Al cabo de dos años había dejado el choy li fut para compartir el tai chi chuan con el aikido, arte marcial interno japonés. Tuve como maestro a Salvador Chaves, otro buen profesor. Practiqué dos años. 
 Estudié en el CENAC el primer año de Medicina Tradicional China, que me dió una buena base teórica, Empecé a dar clases en centros de salud y deportivos.
 Fundé con mi Maestro, Sebastián Gonzalez, la "Associació d´Arts marcials i teràpies xineses Tan Tien". Aprobé el nivel de instructor. Colaboré en cursos de formación de monitores. Paralelamente hice el curso de Instructor de Chi kung. Partricipé en los cursos y clases que dió en Barcelona el Gran Maestro Doc Fai Wong.
 Más tarde disolvimos la asociación para crear otra "Associació catalana de Choy Li fut, Tai Chi chuan y Chi Kung". Desde esta asociación aprobé el nivel de faja negra-instructor, con un cambio de programa y un nivel más exigente que el anterior. Fue en diciembre de 1998. Dirigí la revista que sacamos como asociación, "Yin-yang".
 Posteriormente me incié con el mismo maestro, Sebastián Gonzalez, en el yiquan, que es el estilo terapéutico y marcial con el que más me identifico. Participé en los cursos que dió el Gran Maestro C.S. Tang en Barcelona sobre el estilo. 
Seguí aprendiendo con el maestro Sebastián y practicando con Juan Antonio López, instructor de tai chi chuan y de wing chung. Aprobé el primero de los tres niveles del estilo.
 En estos momentos doy pocas clases ( auqnue estoy abierto a propuestas interesantes ) y sigo practicando tai chi chuan, chi kung y yiquan.

sábado, enero 13, 2018

ZHAN ZHUANG : MEDITACIONES DE PIE

Escrito por Luis Roca Jusmet

  El  Zhan Zhuang es el nombre que se da a la sistematización de las meditaciones de pie en el estilo yiquan. 
 De entrada hay unos beneficios claros que podemos centrar en dos aspectos :
 Primero ( nivel corporal ) : Da consistencia a la estructura esquelético-muscula y desarrolla el eje vertical centrado en posiciones estáticas. Desarrolla una estructura corporal sólida, estable y relajada al mismo tiempo. Fortalece la musculatura, los tendones y la resistencia muscular. 
 Segundo ( nivel mental ): Ajusta  la actitud psicofísica centrada y facilita la calma mental.
 Siempre considerando que hablamos de una unidad psicofísica, no de dos mundos separados.


 Hay ocho posturas básicas de pie

1) Abrazar y flotar.








2) Presionar y flotar.







3) Abrazar y empujar o del árbol ( También se llama la postura del árbol y es la más representativa )






4) Empujar hacia arriba y aguantar.






5) Separar el agua del mar.


6) Levantar el jarrón y hundir los dedos en la arena.






7) Levantar y abrazar.


8) Calmar la mente cultivando la energía del riñón.





 Contra más tiempo estás más profundos serán los efectos. En todo caso el tiempo mínimo ha de ser de diez minutos. Se puede practicar cualquiera de los ocho, aunque es más efectivo es el tercero, que vamos a comentar aquí.

 Enraizamiento : sentir los pies como si tuvieran raíces en el suelo. Alienación del eje del cilindro corporal con la gravedad y superficie terrenal.  
 Centralidad :   Realienar la curvatura lumbar basculando la cadera hacia adelante como si estuviéramos sentados en una silla imaginaria, doblando suavemente las rodillas. Relajar los hombros y hundir el pecho. Realinear la curvatura cervical estirando la columna hacia arriba encontrando el eje de la verticalidad. Abrir y redondear la espalda hundiendo el pecho.
 Imaginar ocho balones. El primero está en la entrepierna ; los dos siguientes en las ingles, en las dos axilas, las manos y debajo de la la mandíbula. Mantener los ángulos de los brazos y las piernas en forma triangular. 
 La mano es muy importante. Los dedos deben separarse como si sujetaran perlas. El pulgar debe estar levantado hacia arriba y colgado; el índice apuntando recto ; el dedo medio como un palillo penetrando ; el dedo anular curvado y girando hacia adentro ; el meñique estirado, como si pudiera sostener un abrigo.
 Empezar repasando todo los detalles corporales, desde la planta del pie hasta la cabeza. Los brazos abiertos entre el estómago y el pecho como si los codos empujaran a los lados. La sensación de fuerza de los brazos se basa en la intención más que en la tensión muscular. Una vez repasado podemos realizar pequeños movimientos en los brazos en todas las direcciones : arriba/abajo; adentro/afuera ; abriendo/cerrando. Finalmente mantener el silencio mental imaginando un contexto favorable ( por ejemplo : estar en la cima de una montaña ).



jueves, agosto 17, 2017

ZHANG ZHUANG: POSTURAS MARCIALES


Escrito por Luis Roca Jusmet

 Las posturas marciales son un conjunto específico de trabajo de meditación estático dentro del Yiquan. Exigen una práctica anterior de las posturas básicas del zhan zhuang.
La dificultad es que se trabaja sobre el peso de una sola pierna, la atrasada. La pierna adelantada está delante, a unos 45º de la atrasada. La punta del pie adelantado toca ligeramente el suelo, pero todo el peso está en la atrasada. La orientación es lateral, no frontal.
Los ojos permanecen abiertos para trabajar mejor la intención a través de la mirada. Se trata de potenciar un estado que combine la relajación con un estado de alerta. Es una mirada de combate y hay que mirar hacia el horizonte, sin fijar la vista en un punto concreto.
 Tiempo mínimo : cinco minutos en cada lado.



Las dos posturas marciales básicas : 




Primera : 

Mao Dun Zhuang ( postura de la lanza y el escudo)








 Segunda :

Bao Dun Bei Zhuang ( sujetar el bebé)






miércoles, diciembre 28, 2016

POEMA



LA EXPANSIÓN Y LA ALEGRÍA







De una vida de cien años 

¿ en qué punto exactamente estás ?

  el placer y la alegría duran poco

¡ y es tanta la tristeza !

mejor, cada día, con una copa de vino

penetra en los campos rodeados de niebla

o allí donde las flores cubren los tejados de niebla

atraviesa la lluvia llegando desde lejos

y cuando tires la copa ya vacía

apóyate en tu bastón y márchate cantando

¿ quién no teme la vejez ?

¡ solo el Monte Sur, esa imponente y altísima montaña !


Si Kongtu

( tradución de Pilar González España )

jueves, agosto 11, 2016

ELOGIO DEL YI QUAN





Luis Roca Jusmet




El Yiquan es un estilo moderno de arte marcial interno, aunque basado en estilos tradicionales, el Xingyiquan ( Boxeo de la mente), principalmente. Su fundador fue Wang Xiang Zhai ( 1885-1963). nació en Shenxian ( provincia de Hebei). Tuvo una infancia enfermiza, con serios problemas asmáticos. A partir de los 8 años entrenó con su tío, el Gran Maestro Guo Yunshen,Gran Maestro de Xingyiquan. Fué su alumno hasta que murió en 1900, cuando Wang tenía 15 años.  En 1901 Wang conoció a unos monjes budistas con los que aprendió diferentes técnicas y unos años más tarde empezó una serie de visicitudes, como enrolarse en el ejército, a causa de tener que escaparse de su aldea por deudas de juego. En 1913 acaba enseñando artes marciales en Beijing para el ejército chino. En 1918 tiene que irse por conflictos políticos y empieza a viajar por China para ampliar sus conocimientos de artes marciales, hasta llegar al Monasterio de Shaolín. Va aprendiendo diferentes técnicas de diferentes estilos.

En 1925 , a los 40 años, funda su propio estilo, el Yiquan. A partir de 1938 se dedica a su enseñanza desde una orientación de la salud y de arte marcial. En 1949, a causa de las directrices del Partido Comunista en el gobierno cierran su escuela por dedicarse a las artes marciales, que las autoridades veían como un peligro. A partir de entonces y hasta su muerte el Gran Maestro Wang se dedica a investigar las aplicaciones de su sistema para la salud.
Un alumno muy importante fue el médico You Pen Shi ( o Peng Xi You) ( 1902-1983). Por represalias del gobierno comunista abandona China y se traslada en 1981 a San Francisco, donde se dedica a estudiar en instituciones médicas la proyección del Qi (Chi) y donde enseñará Yiquan junto con su mujer Ou Yang a varios maestros de artes marciales, entre ellos  Doc Fai Wong ( 1948). El más importante será Liang Zi Peng (1900-1974) hombre de negocios que conocía técnicas de tantra tibetano y que enseño a C.S. Tang. Otro alumno destacado fue Yu Yang Nuan ( 1920), médico que enseñó a Lam Kuen Chen. Yu fue consejero de la Asociación Chino-americana de Qigong y de la Asociación de Qigong de la República Popular China.
 Wang Xiang Zhai, aparte del mérito de haber fundado una arte de la salud y marcial del más alto nivel, tuvo tres virtudes excepcionales dentro de su tradición. La primera fue introducir una mentalidad renovada y abierta dentro de las artes marciales chinas, contra las tendencias excesivamente conservadoras de mantener el arte tal como fue enseñado. Relacionado con lo anterior, plantear una relación menos autoritaria en la relación entre maestro y discípulo. La tercera, la gran capacidad sintética del Gran Maestro Wang. Por lo que yo conozco diría que es, junto a Yang Chen Fu ( renovador del Taijiquan) y Morei Ueshiba ( fundador del aikido), uno de las figuras fundamentales de las artes marciales chinas y japonesas del siglo XX.